<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=113694985897739&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
on mayo 30, 2017 Insider Tesla

Conducir el futuro en un Tesla por Barcelona

Conducir un Tesla es conducir el futuro. Las emisiones de este coche eléctrico de lujo son igual a cero, pero su rendimiento podría competir con cualquier coche deportivo. Se trata del coche eléctrico premium con más autonomía del mercado: ni más ni menos que 500 km, suficiente para pasar un día entero recorriendo la ciudad de Barcelona de un modo innovador y eco-friendly, sin renunciar a la comodidad y a la experiencia de conducir un coche del futuro.

Recorrer la ciudad conduciendo un superdeportivo eléctrico como un Tesla es una experiencia ideal para mentes inquietas, almas creativas y amantes de la adrenalina inteligente. Aunque sabemos que la ciudad no permite excesos de velocidad, el Tesla puede alcanzar los 200 km/h y algunos modelos incluso llevan incorporado un modo de conducción denominado ludicrous speed, que traducido significaría “velocidad insensata”. ¡Toda una declaración de intenciones!

Red_Bay-1440-721083-edited.jpgTesla Model S - Ludicrous Speed

La experiencia empieza mucho antes de conducir el coche, cuando uno sueña con él. Ese sueño puede hacerse realidad entrando en el Tesla y sentándose al volante. Un sensor de ocupación en el asiento reconoce que el conductor está al volante y el coche arranca. No hay que pulsar nada. Podríamos llamarlo un arranque “manos libres”.

Una de las primeras cosas que sorprende en el interior es la ausencia de botones. Una pantalla táctil de 17 pulgadas conectada a internet elimina casi todos los botones que habría en una consola central: los de la radio, el climatizador y otras funciones. La sensación es especial en un primer momento, porque se ve un interior muy simple, casi sin botones, salvo los cuatro que hay en el volante, y una tablet enorme en mitad del salpicadero.

Su diseño futurista tampoco deja indiferente a nadie. Un ejemplo de ello son las puertas traseras de los pasajeros, que se abren hacia arriba y hacia fuera en lo que Tesla ha acuñado como puertas Falcon Wing.

section-hero-background@2x-489932-edited.jpgTesla Model X - Falcon Wing

El coche se beneficia de un frenado regenerativo, lo que significa que la energía que se frena se utiliza para recargar las baterías, e incluso simplemente levantando el pie del acelerador se desacelera mucho más rápido que en otros automóviles. Existen modelos con tracción total, donde un motor acciona las ruedas delanteras y un segundo motor, las traseras. La dirección es agradable y precisa.

¿Y... cómo se apaga? Al bajarse del coche y desocupar el asiento del conductor, ya no se moverá. El usuario se aleja y, en unos segundos, se apagarán las pantallas y se cerrará el coche.

La innovación tecnológica de un Tesla no está reñida con su diseño, su confort y con la experiencia única de sentirse diferente conduciendo un coche diferente. Incluso es posible conducir un Tesla sin conducirlo, gracias a su piloto automático.


Los Tesla cuentan con 12 sensores en la parte inferior del vehículo, una cámara que graba lo que ocurre delante del coche en el espejo retrovisor y un sistema de radar bajo el parachoques. Esa recolección de datos es constante y se envían y analizan a través de la conexión inalámbrica integrada en el coche.

El modo piloto automático lo activa el conductor y mantiene el coche dentro de la calzada, a una velocidad constante y sin chocarse con otros vehículos ni salirse de la vía. Este sistema actúa sobre el acelerador y los frenos para mantener la velocidad y para poder detenerse ante cualquier obstáculo. También actúa sobre la dirección del coche para seguir la carretera.

White_Cruise-1440-968004-edited.jpgTesla Model X

Se trata de una de las prestaciones más atractivas del coche, que genera una experiencia de conducción singular, innovadora y futurista, y todo ello sin ruidos, sin contaminación, con comodidad y glamour.

¿Te aprece pescar un Tesla en Barcelona?