<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=113694985897739&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
on junio 06, 2017 Cabrio

Vive una Cabrio Experience el fin de semana

Los automóviles descapotables, también llamados convertibles o cabriolets, aportan una experiencia de conducción totalmente diferente a la de un automóvil normal. Y es que conducir un coche sin techo lleva implícita una sensación de libertad y glamur que no puede equipararse a la conducción de los vehículos convencionales.

¿Cuáles son entonces las razones para darnos el capricho de vivir nuestra propia Cabrio Experience un fin de semana?

Sensación de libertad

Aunque parezca la más obvia de todas, es también la más importante y diferencial. Sentir el viento despeinándote mientras conduces es algo atractivo para todos los sentidos y proporciona una sensación de libertad inigualable. Conduciendo un cabrio parece que no haya límites en el mundo para ti ni para tu vehículo. Es una sensación de desafío y libertad que engancha a los conductores de este tipo de automóviles.

cabrio2.png

Cualquier época del año es buena

Las inclemencias del tiempo no deben ser un freno a la hora de vivir la experiencia de conducir un cabrio. Si bajan las temperaturas, uno puede optar por abrigarse con estilo o subir la capota. Los últimos modelos de este tipo de coches han mejorado mucho en aislamiento acústico y térmico, y ni en el día más lluvioso notarás la diferencia de conducir un automóvil con techo.

cabrio1-927686-edited.png

Ser el centro de atención

Conducir un cabrio nunca pasa desapercibido para el resto de los vehículos y los peatones. Es una experiencia que lleva implícitos glamur, singularidad y diferenciación. Llevarse durante unos minutos todas las miradas cuando estás parado en un semáforo o cuando adelantas a los coches en la autopista o la carretera no está mal de vez en cuando. Seguro que contribuye a aumentar la autoestima y a obtener cierta sensación de reconocimiento también sobre el asfalto.

DACRmlEW0AAblsr-170623-edited.jpg

No hay puntos ciegos

En cuanto al lado práctico, un convertible con la capota bajada elimina el punto ciego de la columna que sostiene el techo de la parte trasera de un coche, dotando al conductor de una visibilidad de 360 grados sin obstáculos. Esto aumenta la seguridad del coche.

Cabrio6-465416-edited.jpg

Sincronizar los estados de ánimo

Si sales de casa con cara de pocos amigos porque has pasado una mala noche o te espera un día estresante, puedes conducir el coche con la capota subida, pero, si te sientes radiante y optimista, ¿por qué no bajar la capota y compartir tu alegría y buen humor con el resto del mundo? Y, de paso, podrás broncearte mientras conduces.

Trip-by-car-to-the-UK-271142-edited.jpg

Descubrir las estrellas

Tu experiencia cabrio te permite aparcar el coche en un lugar apartado de la luminosidad nocturna de la ciudad y contemplar el cielo estrellado con tu pareja o tus hijos. Viajando en un convertible los pasajeros percibirán detalles del entorno que en un coche normal les pasarían inadvertidos. Y para los más pequeños, cualquier trayecto puede convertirse en toda una aventura, sobre todo para aquellos a los que les aburre viajar en coche.

Prueba_BMW_M4_Cabrio_mapdm_2015_3-901158-edited.jpg

Conducir es divertido

Conducir un convertible es el tipo de diversión que no depende de la velocidad ni de las prestaciones técnicas del vehículo. Incluso la conducción de un cabrio a poca velocidad puede ser sumamente atractiva. No hay nada mejor que vivir esta experiencia de conducción con todos los sentidos: notar el viento en el pelo o el sol en la cara, sentir el olor de un bosque o de la costa. Con un cabrio, cualquier oportunidad es buena para conducir, dejarse llevar por la carretera y fluir.


¿Te apetece alquilar un range rover evoque descapotable en Barcelona?